domingo, 18 de mayo de 2008

El cajón de las piruletas

En mi casa tengo un cajón lleno de piruletas, no es broma y como buena prueba de ello le he hecho una foto para mostrároslo. Pues bien, pensando en las personas que entran en mi blog y me leen anónimamente he puesto este post, para que se puedan tomar una piruleta de mi parte. Yo os invito y no me digaís que no se pueden coger, porque casi se salen de la imagen, eh !. Las de corazón son mis preferidas, bueno voy corriendo a por una, disculparme, porque no me gusta teclear con la boca llena, que luego si se me cae la baba más de lo habitual o de costumbre puede que deje el ratón pegajosillo.
De pequeño me compraba chupa chups collac con chicle en el interior y me proporcionaban unos momentos muy prolongados de felicidad, lástima que marginaran a las piruletas y éstas no tuviesen chicle en su interior(nota si alguien lo fabrica que se acuerde del inventor que soy yo). Recuerdo una vez, que vi una moneda de 100 ptas que se había caido en una alcantarilla, yo tendría unos 9 años y compré un chupa chups con chicle, se lo pegué al extremo de un palo y conseguí coger la moneda con mucho cuidado entre las rendijas. Con el dinero invité a los amigos a chucherías, había que celebrar el triunfo de lo inesperado, unido al factor sorpresa y al éxito total de la adherencia del chicle.
Dedicado a todos vosotros, gracias.

2 comentarios:

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Ummmmm, ¡qué rica! Muchas gracias. Yo con las chuches es delirio... no me puedo resistir aunque las de hoy en día son muy químicas, mejor las de antaño que sabían a caramelo del bueno...
Yo era de las chicle Cheinw (no sé si se escribe así). Estaba toa picá.
Un besote y gracias por la piruleta.

Carlos Díaz dijo...

Hola, la verdad es que he puesto piruletas para todo el mundo. Gracias por tu comentario.Besos