lunes, 30 de junio de 2008

La bandera de España, el toro de Osborne y Don Quijote




La verdad es que cuando he visto aparecer estos días una bandera de España con el motivo central o principal de la figura de Don Quijote y Sancho Panza, me ha parecido una imagen más moderna y fresca, porque la figura del toro de Osborne en la bandera de España no me gusta nada, a lo mejor si probamos a añadirle a la bandera la imagen número dos que os he puesto un torero que parece que esté tejiendo al toro, pues puede que el resultado sea mucho más interesante, aunque a priori no lo termino de ver, me sigue gustando más las figuras de Don Quijote y Sancho Panza, no sé si por ser más cultural. Y me imagino que la tercera imagen motivo del Quijote pintada por Picasso sí debe de encajar bien en la bandera. A mí no me gustan las corridas de toros, pero sí me gusta el toro de Osborne en los paisajes españoles. Cuando han sobrevolado los aviones la Plaza de Colón de Madrid y dibujado en el cielo la bandera de España, he disfrutado muchísimo, le pongo un 10 a Zapatero por el "circo" (en economía un suspenso que hoy me ha tocado pagar hacienda sin tener trabajo y encima no tendré la ayuda de los 400 euros). El flamenco no me gusta y el fútbol tampoco, en cambio he disfrutado viendo el buen juego de España en la Eurocopa y hoy al pasar por un puente en Fuengirola habia una familia debajo tocando una güitarra y sonaba bien, je,je,je.

2 comentarios:

Diego dijo...

viva españa

Toro de Melida dijo...


Se ha transformado un símbolo común a toda el área mediterránea, como es el toro, en la imagen diferenciadora de uno de los muchos países mediterráneos. Pero la imagen del toro no es patrimonio de ningún país ni empresa. El símbolo del toro pertenece al inconsciente colectivo de la humanidad.
El símbolo del toro ha acompañado a la cultura mediterránea a lo largo de los siglos. La silueta recortada de un toro sobre una loma es una imagen presente en el imaginario colectivo español que fue creada por el pintor Enrique Mélida en su cuadro "Se aguó la fiesta" (1876).